miércoles, 13 de enero de 2016

¿EN DÓNDE RESIDE Y CÓMO SE PERCATA USTED DEL PROGRESO INTELECTUAL EN BARRANQUILLA?

PARA PENSAR NO ES NECESARIO ABSTRAERSE... CUIDADO Y SE PIERDE...

No hay mayor indicio de pobreza intelectual que creerse primero las mentiras que descaradamente nos inventan. Los mandos de toda índole, entre privados y públicos como también los "transitorios" (aquellos que hacen el traspaso de un lado al otro sin saber quienes son...) no sólo las propician o las generan... no sólo eso: ¡Se las creen descaradamente! Ya esa mitomanía no es enfermedad sino más bien una especie de virus mental que hace mella en las mentes letradas, ilustres y finas de nuestros epítopos patricios; curados y absortos en el cúlmen supremo del conocimiento humano. 

No hay parangones; los sistemas de referencias no existen y para ellos simplemente impera el grueso rector de su rostro amable con el fuste blandido en la muñeca. Aquí se hace lo que ellos dicen y no hay pauta para las opiniones de los demás... aquí hay democracia, libre expresión y todas las demás sutilezas que esta sociedad libre e ilustre, brilla con esplendor y prestancia. 

Panorámica de la ciudad de Barranquilla





























Nunca he podido entender el porqué la desigualdad se fomenta y se mantiene en una ciudad, que sabe de sobra y con creces, que el crecimiento en todos sus índices será notable si esa misma brecha se reduce. ¿Por qué el empresariado, los intelectuales, los rectores de las Universidades, la dirigencia gremial y la pública, en fin... todos los llamados representantes de la gestión de la ciudad en todos sus niveles, no trazan postulados, saberes y acometimientos con tal de reducir la brecha social de la ciudad? La razón no estriba en esa pregunta, todavía hay más ¿A qué se debe de que no es del interés de los inversionistas locales y foráneos que la educación en la ciudad de Barranquilla no alcance mejores estándares de desarrollo? ¿Acaso no se han puesto a pensar que tal y cual como va el ritmo de desarrollo humano y social de la ciudad estamos camino hacia un desmoronamiento social y económico?

Ningún desarrollo óptimo existe si las diferencias sociales entre las diversas capas componedoras del tejido social de una ciudad se hacen tan inimaginablemente grandes e irresolutas. Si a lo anterior le agrega que no se suscita ninguna clase de interés por remediar y pailar tamaña diferencia, entonces la situación toma otro cariz. 

En Barranquilla no vamos bien... No son obras, algunas de ellas hasta pésimamente trazadas como se ha demostrado hasta la saciedad. No son los decires escatológicos del Heraldo y menos las diatribas insensatas de La Libertad. Ellos nos mal informan, Ellos no orientan en lo absoluto, Ellos nos contradicen y sólo sacan noticiábulos por causas emergentes y de urgencia. Del resto nada... no existe ni la esencia ni la sustancia. La mediocridad informativa en la ciudad y la falta de información de contenido asusta. La pobrísima argumentación con que salen a la palestra, la falta de informes de investigación de fondo y esa estrategia de vender el papel a punta de mujeres desnudas causa alarma. ¿Alguien ha visto al Heraldo hacer una investigación de fondo de los motivos de la violencia actual en Barranquilla y las bandas urbanas? de La Libertad mejor ni mencionar...

¿Dónde estamos progresando intelectualmente? Dígame... Años atrás habían mejores museos, tertuliaderos, librerías excelsas y hasta se presentaban mejores cantantes. Había una interrelacción más directa entre buenos escritores y las urgencias por lecturas supremas. Puestas de obras teatrales y hasta operetas. Toda esa sintonía se perdió... inexcusablemente... ¿Cuáles son los aportes de La Universidad del Norte? tanto que se precia ella misma de ser la abanderada del conocimiento prístino de la ciudad. No vemos ni obras literarias nuevas como tampoco el interés en difundir a los nuevos, no vemos a los artistas plásticos como tampoco el deseo de difundir lo nuestro, no vemos aportes certeros, sinceros, sensatos... Simplemente no creemos en lo nuestro. Entonces surge la pregunta: ¿Usted si cree que como sociedad estamos experimentando un crecimiento intelectual? No todo es plata... La desculturización de la dirigencia en la ciudad de Barranquilla y su meimportismo bellaco nos está llevando al traste... Simplemente no tienen una reverenda idea de lo que se trata y de lo que en el fondo, puede positivamente aportar, si se propicia su crecimiento.


Víctor Hugo Marenco Boekhoudt

martes, 22 de diciembre de 2015

HISTORIA DE LA PRIMERA ESPÍA PREPAGO COLOMBIANA

LA PRIMERA ESPÍA PREPAGO COLOMBIANA QUE LE SIRVIÓ EN BANDEJA A LA CIA UN KGB SOVIÉTICO


Nuestra heroína, si es que así se pudiese llamar, responde al nombre de Pilar Suárez Barcala y por el año de 1976, trabajaba como funcionaria del Instituto Colombiano de Cultura. Una activa joven intelectual, deveniente de una familia prestigiosa e inmersa dentro del submundo pretencioso y mordaz de la rancia aristocracia bogotana; buenos contactos a todo nivel y también excelente relación con los activos gendarmes gringos de la embajada estadounidense, dignos exponentes de la CIA. La dicharachera Pilar se prestó para un juego de espías para la época y hay que reconocer que lo hizo a las mil maravillas. Para reclutar un agente existen tres métodos: Por convicción ideológica, por dinero o por chantaje. Ella enamoró al representante cultural de la Embajada Soviética de entonces, Alexander Ogorodnik de manera sutil, con todos los atributos de su belleza, como se muestran en las fotografías. Le mostró la ciudad capital, sus museos, sus parques y lo conectó pausadamente con la crema y nata de la flema insuflada de la época. Ella, instruida por sus íntimos amigos de la CIA, con quienes sostenía una relación de amplios ámbitos, se prestó para ser fotografiada en escenas íntimas con Alexander. Luego al tipo le mostraron las instantáneas y le manifestaron que era necesario "colaborar" con la causa gringa. El tipo chantajeado, se vió forzado a aceptar. 

Pilar Suárez Barcala, en sus tiempos de bella intelectual del Instituto Colombianos de Cultura. Esta es la foto que los gringos le tomaron y que fue entregada por el topo ruso en la CIA Aldrich Aimes al KGB.

Lo más interesante y curiosos a la vez es que Ogorodnik prosiguió su relación con la bogotana de alta estirpe. La CIA no se equivocó en este prospecto y tenían su confianza fundada en un cuadro de este estilo, quien sin lugar a dudas ascendería por las escaleras de jerarquía, del Ministerio de Relaciones Exteriores a cargo de Gromiko y posibilitaría, la consecución de información. Después del tórrido romance con Pilar, Alexander Ogorodnik fue llamado de regreso a su país. Uno de los contactos de la CIA que gestionó los nexos con el soviético se llamaba Aldrich Aimes, quien como sabrán Ustedes en 1994 fue capturado como uno de los grandes espías que tuvo el KGB en Estados Unidos. Aldrich también quiso con denuedo a Pilar y de ahí el gusto del gringo por las Colombianas. Acuérdense que su esposa Rosario, colombiana y actual profesora en la Javeriana, también la culparon por espionaje con su marido.

Los dos, Alexander Ogorodnik y Pilar en un paseo por el parque Nacional en Bogotá. archivo del KGB.



Ogorodnik siguió su intensa colaboración con la CIA. En los diálogos de paz de Ginebra en el año 1977, este espía le replicaba a los norteamericanos toda la información secreta que Breshnev y Gromiko se entrecruzaban para el acuerdo de negociación de los cohetes de mediano alcance en Europa. Carter contaba con todo el material infidente de parte de los Soviéticos y desde antes sabían de qué maneras les harían las contrapropuestas. Lo que el moscovita no contaba era que cuando empezó a trabajar para el KGB el afamado Aldrich Aimes, a quien primero denunció como  agente infiltrado para la CIA en la Unión Soviética fue precisamente a él. Por lo tanto el KGB lo filmó, lo siguió en sus andanzas y ante las incuestionables evidencias, lo capturaron en su apartamento a orillas del río Moscú, en el malecón. La captura se realizó de manera normal y descubrieron los documentos secretos, cámaras fotográficas diminutas en forma de encendedores, dinero en dólares, rublos y una dispositivo para enviar mensajes cifrados a la embajada localizada en las cercanías. Ogorodnik solicitó redactar y firmar una declaración con el fin de reconocer sus faltas... lo que no sabía la escuadra del grupo Alfa del KGB, encargada del arresto, es que cuando destapó su plumero, sacó una ámpula de cianuro y se la llevó a la boca. Ogorodnik falleció 3 días después sin revelar detalles de sus acciones.

La bella Pilar en sus días de gloria y fiesta. Quizá Aimes la implicó en el caso por puro despecho. Archivo del KGB.



Pilar quizá no sepa de la suerte de su amado. es posible que el olvido haya hecho sus estragos en su memoria. Ella vive en España ahora, probablemente pensionada y con un grado de psicóloga especializada en educación infantil y muchas publicaciones en ese tema. El espionaje y su prepaguismo quizá sirvieron porque educada si está... Pero sin duda alguna, nadie le quita el "Título" de ser la primera y quizá la única prepago espía en la historia del país, hasta cuando ahora se tenga certeza...

@VictorMarenco
Nota: Las fotos corresponden al archivo abierto del KGB de Ogorodnik la semana pasada.

viernes, 5 de junio de 2015

EL ESTADO DE POSTRACIÓN DE LOS CAÑOS DE BARRANQUILLA quinta y última entrega

Cualquier Barranquillero de marras debe saber que a pesar de las actuales circunstancias, hay alternativas para solucionar dentro de un contexto integral la problemática de los cuerpos hídricos conocidos como caños. No vamos a plasmar soluciones pero si a hacer planteamientos en pos de reunir opinión y apalancarnos sobre la misma, con el fin de proyectarnos como ente ciudad, como barrio comunidad, como medio ambiente y sociedad.

Circunscritos alrededor de los cuerpos de agua se desarrollan actividades lúdicas, de sosiego y por supuesto entretenimiento y recreación. Posterior a la certera y bien administrada recuperación del sistema de cuerpos hídricos del sector oriental de Barranquilla, proponemos que toda esta temática se convierta en un factor integracional, de todos los habitantes de la ciudad con la ambientalidad de un entorno olvidado, por ahora...

Claro que podemos pasear un rato o de pronto ir de compras, tal vez al zoológico el cual será reubicado por allí...


Es natural que por efectos de esta oprobiosa barrera de industrias, emplazada a orillas del río y de los caños, la inmensa mayoría de los Barranquilleros nunca hayamos navegado o siquiera pescado en sus orillas, ni paseado en un bote o una lancha... exceptuando a aquellos que viven en sus orillas o poblaciones cercanas. ¿Qué tal los caños y canales habilitados para recorrerlos en un paseo por sus aguas y llegar en una tarde a media luz para departir en un restaurante con velas y música? Una orquesta o conjunto ameniza al fondo, un cuchicheo de charlas ocasionales y risas, envueltas con el susurro de palmeras u hojas de mangle que se mecen al son de la brisa del río... ¿qué tal? Usted hace la espera coloquial con su familia y al tiempo, su hijo de 10 años practica canotaje en el estadio de aguas (lo construiremos...) regata o vela olímpica para más no poder. Pero de pronto su esposa decidió aprovechar el tiempo y se fue al Mercado de Las Frutas a comprar fresco y barato. No se demora nada porque está cerca y hay unas embarcaciones duales, de turismo y de transporte que la llevan al sitio. Si el entrenamiento hoy es largo el padre se va a pescar con algún conocido al río o en algunos de los estanques de piscicultura que hay por los alrededores... luego llega su esposa con su hijo sudado y con la cara coloreada por el sol dado al entrenamiento y ella radiante sonríe con unas bolsa de piñas, mangos, limones y otras mercaderías. Más tarde el bote los lleva a la zona de parqueo y se van después de dos o tres horas de plena satisfacción y contacto con el otro ambiente nuestro, al inicio del anochecer.

Por el mercado flotante o cerca a la entrada del zoológico; El agua lo es todo ¿Creen que no atraerá turismo?


Si señores ahí está... ese estadio de aguas con canchas de otros deportes en su periferia, esos mercados flotantes con botes de velas bien configurados, llenos de frutas y mercaderías de todos los colores, con los olores dulzones y autóctonos de las riberas y con unos árboles de cañaguate de floración amarilla y brillante al trasluz; ese club de yates con todas las de la ley, restaurantes, criaderos de peces, el zoológico reubicado y el sistema acuático de transporte de alta capacidad para llevar turistas y pasajeros de a pie por los canales.

El Estadio de Aguas con piscina de clavados, natación olímpica, canotaje, velas y que todo el mundo se ejercite... 


Todo ese comienzo, todo ese borrón y nueva cuenta se hace es con los caños vivos; con la integración de todos, de aquellos que se encargarán de las lanchas, de quienes atenderán en los restaurantes y empresas sintonizadas a estas propuestas, de los deportistas... En fin mucho empleo de calidad y para nada contaminante...

Aquí hay apenas un esbozo que es plausible... y sería mejor si lo hiciésemos realidad. Pero se necesita un cambio de mentalidad en la clase dirigente. Puede llegar el momento que ante tanta desidia y porquería, los inversionistas salgan despavoridos de estas huestes. Consideren la nobleza de aquellos que por el derredor malviven... no piden trabajo; piden dignidad... piden inclusión... simple!

El desarrollo urbano de La Loma, Barranquillita y su entorno solo es posible con unos caños navegables tal como se describen.  Serán posibles si hay voluntad política de los dirigentes y por supuesto, poder de lucha del pueblo Barranquillero.


Víctor Marenco Boekhoudt
Ing. MSc 

lunes, 1 de junio de 2015

EL ESTADO DE POSTRACIÓN DE LOS CAÑOS DE BARRANQUILLA (cuarta entrega)

Una de las obras banderas que se preconizó en el plan de recuperación integral de los caños de Barranquilla en su sector oriental, era aniquilar al menos 37 puntos de vertimiento directo de las aguas servidas provenientes de los sectores de El Centro, Barranquillita, El Boliche, Rebolo, La Luz, San Roque, La Chinita y otros barrios periféricos. Ese "legado" doloroso, esa herencia paupérrima que ni siquiera Hollopeter pudo prever para una solución debida, había degenerado el sistema acuático en toda su extensión por espacio de más de 40 años. Todo un letargo que significó insensibilidad e indolencia por parte de toda la dirigencia de la ciudad en dos generaciones, que preferieron cerrar ojos y narices para no percatarse de un espectáculo tan grotesco. Por todos esos años la cuidad de Barranquilla presentó índices de enfermedades gastrointestinales e infectocontagiosas fuera de todo orden; Campeó la gastrointeritis, la parasitosis, las variedades de la Hepatitis, afecciones diarreicas y era de por sí, un hecho común observar a los infantes por el mercado con sus barriguitas abultadas y protuberantes.

Las diversas entidades responsables de estas obras como la Triple A, la Alcaldía de la ciudad, la CRA , El Foro Hídricos y otras, en diversos comunicados de prensa y reportajes publicitarios sentenciaron que el sistema hídrico que involucra a los caños y canales del sector oriental de Barranquilla estaban saneados. Fueron destinados más de 42 mil millones de pesos para que precisamente la empresa Triple A proyectase, planificase y realizase las obras de captación y tratamiento de aguas servidas de la periferia, con la interventoría de la CRA.


Punto de emanación del colector periférico con vertimiento de aguas servidas las cuales desembocan directamente al caño La Ahuyama, cerca de la desembocadura del arroyo Rebolo.



Los testimonios fotográficos aportados son elocuentes. Se siguen presentando botaduras de aguas servidas del interceptor La Chinita - La Luz por medio de los accesos de mantenimiento o aliviaderos. En la cercanías hay viviendas de tablas y cartón de familias en estado de miseria absoluta y con suma tristeza volvimos a observar a los infantes jugando al lado de la inmundicia y en condiciones de salud indignos, a expensas de padecer de nuevo las enfermedades de años atrás. 
En la cercanía del sector de la carrera 20 B con la calle quinta también observamos cruces de tuberías de alcantarilla que la población local se ve en la penosa labor de abrir para facilitar el desagüe en vista de que el sistema no posee la capacidad suficiente para manejar altos volúmenes. Los mismos desagües transitan en forma de canal abierto directo a el caño de La Ahuyama. El tránsito antihumano de aguas negras por encima de las vías pavimentadas es evidente y degradante a la vez; se suponía que eran épocas ya superadas... Familias enteras en completo estado de indefección, inmersas en condiciones de una miseria paupérrima, se ven obligadas a convivir con las aguas de alcantarilla insolentemente. 




Localización en plano de los puntos de aguas servidas las cuales desembocan directamente al caños La Ahuyama, cerca de la desembocadura del arroyo Rebolo y en otros puntos del barrio La Luz.


Existen muchas preguntas con referencia a los porqués de esta catástrofe socioambiental... No se entienden muchas situaciones técnicas, comunitarias, humanas y de convivencia. Aquí hay una clarísima demostración de que estamos diciendo algo muy diferente a lo que se viene presentando en realidad. Para los habitantes de estos barrios tan notables en Barranquilla y además famosos como La Chinita, por el invaluable aporte de uno de sus grandes hijos como es Teófilo Gutiérrez, quien brilla hoy día en el deporte mundial, les resulta desconsolador percibir como el desarrollo y el progreso pasan raudos por el corredor portuario, mientras ellos inermes sentados a la vera del camino, respiran la pestilencia y pisan las aguas fecales por sus calles. Es obvio que sus modos de respuestas también la tienen frente a sus ojos sin ser más advenedizos... Toleran por que no tienen otra alternativa, soportan por que la esperanza la tienen, se ríen, hacen sus chanzas, hasta se burlan de su condición más sin embargo, sería de tontos pensar que su aguante será eterno. Ni más faltaba...
Es menester que se entre con suma urgencia a evaluar la condición de las labores de saneamiento ejecutadas por los diferentes entes inmersos en la problemática de los caños de Barranquilla en su sector oriental. No es óbice que tales desafueros terminen en el mismo traspaso de faltas y culpas entre las diversas entidades; quizá ese ha sido un error craso: Las obras se han diseminado entre diferentes entidades y no hay una cabeza visible que se haga responsable por tamaños despropósitos. 





Un niño juega a hacer equilibrio por encima de una corriente de aguas fétidas camino al caño. Al fondo las viviendas de muchas de las familias que allí residen.

Es notable el aguante y la nobleza de los conciudadanos que residen con hidalguía en los barrios La Luz y La Chinita. Ellos saben por experiencias vividas y por razones sobradas que en un aguacero fuerte, sus casas se volverán a inundar. Hasta parece que han aprendido a vivir con esos signos trágicos. Como en Las Casas de Cartón, la famosísima canción de Alí Primera, sus techos se llueven con un patetismo inexorable, los niños millonarios en lombrices te alumbran con una sonrisa y la madre embarazada con sus pies embarrados espera a que su compañero traiga un poco de pan y sosiego para aliviar en algo la vida. Pero lo más doloroso es que a sabiendas que estos caños taponados impulsan con más bríos las aguas de una crecida y que en cierto modo es posible hacer una relocalización de las personas afectadas, las autoridades de la ciudad miran esta situación con suprema indiferencia. Lo más penoso de las tragedias anunciadas no es saberla de antemano, sino ver la indiferencia o quizá ineptitud de aquellos con poder de decisión, ante situaciones de esta clase. Pareciese que ellos no contasen...


Si hemos visto que todas las obras con las cuales se anunciaron la recuperación de estos recursos hídricos han fallado y no cumplen a cabalidad con sus diseños y propósitos, no significa que todo esté perdido. Mas sin embargo, las entidades a cargo tienen que responder por estas inversiones y dar las pertinentes explicaciones de tamaña dejadez. No hemos perdido el futuro, ni más faltaba... pero si duele que nuestros impuestos no se vean reflejados en obras a sabiendas de la dureza como las entidades locales, departamentales y nacionales nos los cobran, sin inclemencia alguna. Eso no es justo señores...



Víctor Hugo Marenco Boekhoudt
Ing. MSc 



las aguas servidas fluyen en pleno verano por las calles del barrio la Luz, para luego ir a vertirse al caño de La Ahuyama.




jueves, 28 de mayo de 2015

EL ESTADO DE POSTRACIÓN DE LOS CAÑOS DE BARRANQUILLA (tercera entrega)

No hay mucha diferencia actualmente,  del estado de los caños en la zona oriental de la ciudad de Barranquilla con los años aciagos, cuando se presentaban como una cloaca a cielo abierto. Se encuentran taponados, sin curso de corriente, sus orillas laceradas por unas labores de relimpia anti-técnicas y cundidos por ese maldito olor de putrefacción, riberas envenenadas y malos presagios. Mucho diferir del 27 de febrero del año pasado cuando la alcaldesa se montó en canoa e hizo un idílico paseo de unos 60 metros para tomarse una foto y de esta manera, quedar rotulada para la posteridad como la gran benefactora de tan magna obra.


Foto1. Vista del caño Arriba y el puente del Ladrillo completamente taponado. No existe la oxigenación necesaria para desarrollar órdenes biológicos.

La condición hidrobiológica de un cuerpo de agua activo la dicta una situación esencial: la corriente... y es evidente por muchos motivos. Primeramente posibilita el intercambio de aguas, el arrastre de sedimentos, evita el taponamiento y la colmatación de los mismos y ulteriormente, posibilita la consolidación biológica del cuerpo de agua con la avenida de nutrientes, intercambio de especímenes y la regeneración de oxígeno y temperatura. Cuando los aportes acuosos se hacen subterráneamente, estos también ayudan al mantenimiento del equilibrio hidro-biológico del sistema.

Pero la realidad nos golpea con sus verdades elocuentes y muestra que la condición es otra y peor... La inversión de más de 76 mil millones de pesos con la cual se inauguraron las obras con fanfarria, bombos, platillos y una mojadura de páginas de prensa incomparable, se fue al traste... Nuestros caños están tan famélicos y podridos hoy día como lo fueron ayer; Quizá en peor condición...

Foto 2. Estas son las formas de vida que hoy encontramos. Aves que se alimentan de gusanos que consumen heces.

Pero en todo caso, hoy vernos abocados en contemplar nuestros canales hídricos tendientes a una destrucción completa, genera pesar y dolor. ¿Dónde están los resultados de la inversión? ¿Dónde están las obras para que se mantengan la estabilidad de los taludes y el flujo del agua? ¿Cómo se explica que existan varias entidades como la CRA, el FORO HÍDRICO y la misma Alcaldía de Barranquilla tras la recuperación de este sistema hídrico y hoy los tengamos postrados?

Incluso el contrato actual de construcción del nuevo Corredor Portuario contempla el dragado y limpieza de los caños Ahuyama y Arriba. Sin embargo no se observan los efectos de dichas obras.
La fundamentación de obras de carácter integral sin lugar a dudas deben contemplar el tema de la comunidad que los rodea. Todavía nos preguntamos por qué se siguen presentando flotaciones fecales en estos cuerpos de agua... hay poblaciones de los barrios El Boliche, Rebolo, La Luz y La Chinita que están en estricta cercanía a este sistema hídrico y sus parámetros de desarrollo psicosocial y comunitarios se notan bastante afectados. Valdría la pena revisar los sistemas de captación de aguas negras y sus respectivas derivaciones dada a las evidencias de la altísima contaminación sanitaria y fecal.


Foto 3. Sector suroriental del barrio La Chinita en alto riesgo de inundación. Ya en el año 2010 padecieron de esos rigores.

Los caños pueden favorecer el entorno hídrico y el manejo de escorrentías en su cercanía. Pero también puede causar lo contrario; especialmente cuando se encuentran taponados o con una capacidad de flujo restringida. Precisamente el sector localizado en la margen suroccidental del caño de La Ahuyama, como se muestra en la fotografía 3, que contiene una notable población de habitantes, en alta exposición de riesgo de nuestro afamado barrio La Chinita por inundación. Lo peor es que ya ha ocurrido... sin embargo en este sitio ya la condición tiene visos de peligros y avisos de tragedia. ¿Por qué este tema no se tocado? ¿Por qué no se draga a profundidad de tres metros el caño de la Ahuyama y evitamos percances de este estilo en la periferia de La Chinita?
Hay demasiadas preguntas y pocas respuestas para tantos despropósitos...



Víctor Hugo Marenco Boekhoudt                          

Ing. MSc. Candidato a PhD

martes, 26 de mayo de 2015

EL ESTADO DE POSTRACIÓN DE LOS CAÑOS DE BARRANQUILLA (Segunda entrega)

La memoria histórica de Barranquilla está ligada a sus canales fluviales o a los llamados “caños”. Sobra decir que gran parte del surgimiento como urbe y su despegue industrial se debió en gran medida a que ellos mismos facilitaron el ingreso y egreso de bienes materiales, mercancías, materias primas y personas que llegaban directamente a los puntos de gestión y realización, ya fuese como bienes industriales o como actividades de labor o comercio. Esa inmediatez y prontitud en el manejo de todos estos intercambios le imprimió a la ciudad de Barranquilla una solidez comercial que era la envidia de otras urbes en Colombia. De ahí su acelerado crecimiento…
Hasta mediados de los años 40 era factible la pesca en los caños de Barranquilla y aquellos que vivían en sus riberas, derivaban su sustento en gran medida de esta actividad. El primer gran error, consistió en hacer que el sistema de manejos de las aguas residuales desembocase en estos cuerpos de agua. Para esa época la corriente de los caños era constante y controlada, lo cual daba la supuesta confianza que el flujo de agua podía manejar todas esas excretas.


Foto 1. Vista del Caño del Mercado en los años treinta en Barranquillita.

Un dinamismo industrial aupado por una veloz comunicación con el río posibilitaba un crecimiento incomparable para la ciudad. Pero el ingreso de nuevas modalidades de transporte y de paso, el crecimiento de la inmundicia por el vertimiento de aguas no tratadas y la desatención por parte de las autoridades de la época, hicieron que poco a poco estas vías hídricas fuesen perdiendo su atractivo. Esa desatención sesgada y clasista por parte de la dirigencia pública y privada, que persiste hoy día en nuestro ámbito, incidió en que se mirase a toda el área de influencia de los caños y al sector de Barranquilla como terrenos descartables para cualquier desarrollo urbanístico. Este quizá fue un error coyuntural y de marca mayor el cual, hasta nuestros días, nos sigue impactando e influenciando negativamente para la ulterior asimilación de todos estos espacios.


Foto 2. Bifurcación de los caños de Los Tramposos, del Mercado y de Las Compañías

Obsérvese en la foto que el caño del mercado era amplísimo y exuberante; Como para el tránsito de los vapores que navegaban más allá de la intendencia fluvial. Había astilleros de embarcaciones y bongos de gran magnitud y de paso, el complejo urbanístico de nuestra otrora Barranquilla giraba alrededor de esta hidrografía. Los testimonios fotográficos son elocuentes y llenos de una belleza incomparable la cual tristemente hemos dejado perder. Eran canales llenos de vigor biológico, con profundidades importantes, fácil accesibilidad en sus orillas y lo más sólido, revestidos de una interacción entre el hombre y el medio ambiente. Precisamente esa complementariedad fue su designio crucial para el avance de Barranquilla como ciudad pujante y de progreso. El mercado era limpio y accesible, dinámico y fresco con una importante masa arbórea que circundaba los caños, los cuales estaban provistos de una oferta de alimentos y productos de variada clase que podían adquirirse directamente en las embarcaciones. A eso agréguenle que la cadena de intermediación se circunscribía a una relación directa entre el productor de la mercancía o un intermediario más, con el consumidor directo. Quizá por eso la ciudad era barata y amable a la vez…
Pero hoy no… Hoy día impera un olvido y un desafuero abyecto. Estas actitudes en algún momento son inentendibles y desde otro punto de vista inexcusables.


Foto 3. Vertimiento de aguas industriales al caño de La Ahuyama

Después de una historia tan noble con la cual están revestidos estos cuerpos de agua, hoy parece que quisiésemos pasarle la factura de la indiferencia y la ignominia. Esas industrias que otrora lograron el empuje con la apertura que les brindaban los caños hoy le retribuyen el favor a punta de botaduras de aguas residuales no tratadas. Si hay algunos que propician el olvido y el destierro de los canales o caños de Barranquilla, pues su postura yerra a groso modo. Hay que insistir en su recuperación y en darle ese apego turístico y comercial que tanta buena vida nos brindó. La historia pesa y brinda ilustración.



Víctor Marenco Boekhoudt 
Ing. MSc.

domingo, 24 de mayo de 2015

EL ESTADO DE POSTRACIÓN DE LOS CAÑOS DE BARRANQUILLA

Mucha de la historia y esencia de la ciudad de Barranquilla, especialmente en sus inicios se han visto circunscritas a los caños. El comercio del detalle y el emplazamiento del mercado en el sector de "Barranquillita" se debe a que las mercancía llegaban en chalupas, bongos y champanes desde las otras periferias. Lo triste es que hoy día queremos darle la espalda a nuestras raíces y hasta algunos ilusos han sugerido rellenarlos. Vaya falacia tan desatinada... a esos caños les debemos nuestros inicios y muchas de esas industrias centenarias emplazadas en su periferia, los usaron como vías de aprovisionamiento de mercancías, materias primas y acceso para sus empleados.
Hicimos un recorrido reciente y entre muchas sorpresas descubrimos sin desplante alguno, que los caños de Barranquilla se encuentran en estado letárgico, yertos en una marasma diarreica y como receptores del vertimiento industrial de los poderosos vecinos insignes. 

Foto 1. Recorrimos Barranquillita, El Boliche, Rebolo, La Luz y La Chinita como aquí se muestra.

Cuando con el Padre Bernardo Hoyos recorrimos a pie el vecindario de Rebolo, un barrio tradicionalísimo de la ciudad y aportante de la abundante mano de obra que catapultó a las industrias, se encuentra uno con una micro urbe. El aforo gira alrededor de un parque reformado con unos inmensos eucaliptos susurrantes al viento estival, con olores dispersos y dulzones de las batatillas flotantes y con esculturas en honor a la vida, centros culturales y de deportes. Nada que ver con el recorrido que hice en mi infancia con mi padre, cuando este mismo sitio era una pocilga de heces fecales humanas y una aglomeración de ranchos letrinosos. El alcantarillado de la ciudad vertía su pestilencia a los caños y estas gentes pobres convivían con la inmundicia por doquier.
Causa estupefacción y asombro percatarse a su sola vista que el caño de La Ahuyama, el confluente y mayor aportante de flujo fresco del sistema está empozado. ¿cómo es posible si no hace mucho se anunció con bombos y platillos la revigorización de los mismos por parte de la CRA y el Foro Hídrico?
Para todos es sabido que los caños poseen su discurrir o corriente inherente... es decir, esta es una característica sine qua non sin la cual el sistema está volcado a su perdición completa. Así como las heces flotan en este caño putrefacto flota otra pregunta: ¿por qué razón si estas obras propiciaron la sustentabilidad hídrica e hidrológica de los caños los dejaron colmatar? ¿No era acaso una de las obras banderas, dignas de mostrar en esta y la anterior administración de la alcaldía? Era sabido por razones técnicas que eran necesarias labores de mantenimiento para sostener el flujo de aguas y la sanidad del sistema de caños de Barranquilla.

Foto 2. Vista del caño de La Ahuyama a su paso por el barrio Rebolo. Nótese abajo un vertimiento de aguas industriales. 

Alrededor de unas zonas de esparcimiento y canchas de juegos, las cuales como inclemencia rebelde se levantan contra el infortunio que le causan a los moradores del lugar, presenciamos un vertimiento artero, indigno y abyecto de aguas industriales no tratadas devenientes de la empresa Curtiembres Búfalo. Hoy cualquier empresa instala un sistema de limpieza que recircule esas aguas y de paso reutilice el producto ahorrando una suma importante y al tiempo, beneficiando el sector circundante. Pero no aquí... en Rebolo la polución es frentera e insultante. 
Las protestas de los habitantes en Rebolo son sutiles y elocuentes a la vez... ellos arborizan las riberas de los caños con limonares, palos de mango, guayabos y otras especies frutales. Ellos los riegan con agua de acueducto que traen a lomo propio desde sus casas... "Ni se le ocurra echarle agua del caño por que los mata" me espeta uno de sus habitantes... al otro lado de la orilla un Consorcio coloca árboles espinosos y semi-yertos que no necesitan riego y no dan sombra ni frutos, a 5 millones de pesos cada uno. 


Foto 3. Árboles frutales sembrados por los habitantes del barrio Rebolo. Nótese que la relimpia del caño la depositan ahí mismo en la orilla.

Lo más desconcertante fue cerciorarnos que el producto de la relimpia y algo de profundización reciente lo depositan en las mismas riberas del sistema fluvial. Sobra decir que esos detritus están supremamente contaminados con virus de hepatitis de índole diversa, bacterias como la Salmonella y otros peligrosos patógenos. Muchos de ellos se transmiten por el contacto con la piel.
El sistema de caños de la ciudad de Barranquilla urge de una valoración completa de su estado y orden y no de obras parciales. Es imposible seguir dándole la espalda y poner en la palestra fotomontajes donde alcaldes suelen navegar por los mismos. En las otras entregas entraremos a describir el orden del caos en el que se encuentran otras de las tantas ramificaciones de este sistema fluvial concordante con el río Magdalena.

Víctor Hugo Marenco Boekhoudt
Ing. MSc en Geominería Candidato a PhD